¿Vida terrestre en Júpiter?

Unas simulaciones informáticas indican que  rocas procedentes de nuestro planeta podrían haber alcanzado los satélites de Júpiter, llevando formas de vida de nuestro planeta a los satélites del gigante gaseoso.

Sabemos que los grandes impactos de meteoritos, lo mismo que las erupciones volcánicas mas potentes, pueden catapultar rocas al espacio exterior, y de hecho en nuestro planeta se han encontrado un gran número de rocas procedentes de la Luna y Marte, como el famoso meteorito ALH84001 que se cree contiene fósiles de bacterias marcianas.

Meteorito ALH84001

Imagen de lo que se cree son baterias fósiles hayadas en el meteorito ALH84001

Lo cierto es que si las rocas catapultadas desde Marte y la Luna pueden llegar a nuestro planeta, ¿No podrían las rocas lanzadas por la Tierra llegar a otros cuerpos celestes? Y si pueden llegar, ¿Podrían transportar organismos vivos terrestres a otros mundos?

Un equipo de investigadores dirigido por Mauricio Reyes-Ruiz, de la Universidad Autónoma de México, ha publicado en arxiv.org los resultados de una simulación informática que analiza las trayectorias que siguen los fragmentos de roca lanzados desde la Tierra y calcula los puntos de destino.

Distribución de los fragmentos con una velocidad de salida de 11,22km/s

Propagación de la vida

Distribución de los fragmentos con una velocidad de salida de 12,7km/s

El investigador mexicano diseñó una simulación en la que se lanzaban desde la Tierra 10.242 partículas y repitió la simulación cinco veces, para cinco velocidades de salida diferentes. Como se puede ver en los gráficos superiores, para una velocidad baja los fragmentos se distribuyen entre las órbitas de la Tierra y Venus, mientras que a velocidades mas altas se dispersan hacía la zona exterior del Sistema Solar. La escala de distancia está en unidades astronómicas y los tres círculos representan las órbitas de Venus, la Tierra y Marte.

El resultado de la simulación indica que los puntos de destino mas probables son la Luna y Venus, mientras que Marte es un destino mucho mas difícil; el motivo es bastante obvio, la gravedad del Sol atrae los objetos hacia el interior del Sistema Solar, con lo que el trayecto Tierra-Marte es «cuesta arriba».

La sorpresa vino al comprobar que, a velocidades de salida elevadas, las partículas procedentes de la Tierra tienen mas probabilidades de alcanzar Júpiter que Marte; parece que la enorme fuerza gravitatoria del gigante gaseoso compensa con crecer su mayor distancia.

La conclusión es que los fragmentos de roca lanzados pueden alcanzar los satélites de Júpiter, incluso podrían llevar formas de vida terrestres a cuerpos como Europa, un satélite de Júpiter que se cree reune las condiciones necesarias para que se pueda desarrollar la vida.

Aunque la simulación dio una última sorpresa, muchos fragmentos pueden abandonar el Sistema Solar y partir rumbo a las estrellas.

Si, estamos hablando de panspermia, la hipótesis que predice que la vida puede propagarse a través del Universo a lomos de meteoritos. La pregunta clave es si las bacterias pueden sobrevivir a un viaje de miles de años, tal vez decenas de miles de años. En el espacio las temperaturas están solo un poco por encima del cero absoluto, en estas condiciones los microorganismos entran en un estado de hibernación que les permite sobrevivir por periodos de tiempo lo bastante largos como para poder llegar a otro cuerpo celeste; el mayor problema para estos microorganismos es sobrevivir a la entrada en la atmósfera.

VISTO EN: Slashdot.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services