Una gasolinera en el espacio

MDA Corportation va a colocar en órbita un satélite cuya carga útil son unos 2.000 kilos de combustible. La misión de este satélite es reabastecer de combustible a satélites de comunicaciones.

De momento, Intelsat ha firmado un contrato con MDA para comprar la mitad de la carga, 1.000 kilos de combustible, para rellenar los depósitos de cinco de sus satélites. Con esta recarga, Intelsat espera alargar la vida útil de los mismos entre 2 y 5 años. Intelsat pagará a MDA 200 millones de dólares por el repostaje.

La estación de servicio espacial de MDA, acoplada a un satélite cliente

Si no se producen accidentes o averías, la vida útil de un satélite es de entre 10 y 15 años. Este tiempo viene determinado la carga de combustible de la nave. Aunque los satélites se mantienen en órbita por efecto de la inercia, siguen necesitando utilizar sus cohetes para mantener su antena apuntando a la estación terrestre y sus paneles solares orientados hacia el Sol. Cuando este combustible se agota, el satélite ya no puede mantener la orientación, con lo que pierde el contacto con Tierra y la energía y deja de funcionar.

Intelsat 15

Si pensamos que un satélite de comunicaciones estándar cuesta en torno a los 300 millones de euros, la posibilidad de alargar su vida activa se hace muy interesante, aunque las empresas operadoras prefieren ser prudentes.

En teoría, una recarga completa debería duplicar su vida útil, pero la degradación de los componentes electrónicos debido a la radiación que hay en el espacio hace poco probable que se pueda alcanzar este objetivo.

Además, existe otro problema, ¿Que ocurriría si el satélite de repostaje choca con el satélite cliente? Se produciría una gran cantidad de basura espacial que pondría en peligro futuras misiones.

FUENTE: SpaceNews.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services