Un poco de especulación: Los peligros de la manipulación genética

¿Que peligros puede traer para la especie humana la manipulación genética? La película Gattaca habla de una sociedad donde los que no han recibido mejoras genéticas sufren discriminación. ¿Podemos llegar a una sociedad así? Y mas importante, ¿Existen otros peligros?

Hay una cosa que está bastante clara, si se empiezan a aplicar modificaciones genéticas serán de una forma progresiva y escalada; es decir, no veremos cambios significativos de una generación a la siguiente. El motivo es simple, los cambios genéticos de envergadura suponen riesgos muy elevados; pretender crear un superhombre supone modificar un gran número de genes, de modo que si el experimento sale mal la magnitud del daño será muy elevada, con lo que el  resultado final será un ser deforme (en el caso de que el embarazo llegue a término). En cambio, una modificación muy pequeña (cambio en color del pelo, estatura, …) requiere tocar muy pocos genes, con lo que si el experimento sale mal los efectos serán imperceptibles y no afectarán a la calidad de vida del sujeto.

Esto quiere decir que las diferencias entre las personas alteradas y las «naturales» serán lo suficientemente pequeñas como para pasar desapercibidas; a partir de ahí, si con el tiempo el tabú sobre la alteración genética se supera lo que veremos es que de cada generación a la siguiente hay pequeñas diferencias, pero sin grandes saltos; es decir, la transformación de nuestra especie sería un proceso lento que se desarrollaría a lo largo de muchas generaciones.
Llegados a este punto, podemos pensar que la modificación genética en humanos es algo inofensivo, que no plantea ningún riesgo… ¿Es así? Lamentablemente no; existe un grave riesgo: La disminución de la variabilidad genética.

En los animales de granja hace siglos que se practica una forma muy rudimentaria de ingeniería genética: La cría selectiva. Esta práctica ha disminuido el número de razas de animales utilizados en las granjas, y dentro de una raza los animales tienen un genoma tan similar, que sería posible realizar trasplantes de órganos entre ellos sin que se produzca rechazo. Esta similitud genética significa que los animales son muy vulnerables a las enfermedades; el problema es que, al tener un genoma muy similar, la forma como su organismo reacciona de forma idéntica ante el ataque de una enfermedad; esto significa que si una enfermedad es mortal para un ejemplar de vaca de una determinada raza, será mortal para todas las
vacas de esa raza; es decir, todas las enfermedades mortales tendrán una tasa de mortalidad del 100%.

La extraordinaria variedad de razas y formas que tenemos los seres humanos son nuestra mejor protección contra las enfermedades; ninguna enfermedad, por virulenta y agresiva que sea, podrá tener una mortalidad del 100%. Si los seres humanos entramos en ese juego de reducir nuestra variabilidad genética en aras de obtener unas mejoras muy concretas, también estaremos reduciendo nuestra capacidad de supervivencia; es decir, dejaremos abierta la puerta a que aparezca una enfermedad que pueda matar a toda nuestra especie.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services