Requiem por Steve Jobs

Después de muchos años luchando contra el cáncer, Steve Jobs falleció el 5 de octubre del 2011. Apple ha abierto una página de homenaje a su fundador: http://www.apple.com/stevejobs/.

Para ver hasta que punto Steve Jobs estaba ligado a Apple solo tenemos que fijarnos en lo mas que le fue a la compañía después de que Jobs la abandonara en 1985. En los años 90 los PCs empezaron a comerle terreno al Apple Macintosh y la compañía era incapaz de sacar nada que marcara la diferencia; todo indicaba que Apple era una empresa en decadencia que había perdido su capacidad de innovar y los analistas ya la daban por muerta; de hecho, en aquel momento la gran pregunta era quien compraría Apple.

El IPod, la idea genial con la que Jobs resucitó a Apple

Pero lo interesante no es el hecho en si de que Jobs lograra salvar la compañía, lo interesante es como lo hizo; el producto que volvió a poner a Apple en la boca de todo el mundo no fue un nuevo y flamante superordenador personal sino un reproductor MP3,  el IPod; no está nada mal si pensamos que el «core business» de Apple son los ordenadores, es muy poco probable que un ejecutivo de escuela de negocios hiciera lo mismo.

Sin duda alguna, el gran mérito de Steve Jobs es su capacidad para crear productos; cuando Apple lanzó el IPod, los reproductores MP3 eran basura, Jobs no solo creo el primer MP3 verdaderamente  práctico, sino que lo integró con otra idea que en aquella época ya existía, pero que tampoco se había sabido implementar: Una tienda on-line de música. Con el conjunto IPod/ITunes, Jobs creo el producto que la gente deseaba tener pero nadie hasta entonces había sido capaz de crear.

La historia del IPod se repitió con el IPhone; las pantallas multitáctiles existían desde bastantes años antes del lanzamiento del IPhone, pero ninguna empresa había sido capaz de sacarles partido; y luego vino el IPad y con el los tablets, un concepto desarrollado por Microsoft y que había fracasado, se convirtieron en el gadget de moda; Jobs supo adivinar como debía ser un tablet para triunfar.

Claro que Jobs también aprovechó su habilidad para adivinar lo que quería la gente para adivinar como sacarles el dinero sin que se dieran cuenta; así, todos sus productos incluían limitaciones inaceptables aunque la gente las aceptaba gustosa porque en la mayoría de los casos eran cosas que solo veían claramente los power users.

En resumen, Steve Jobs era un genio de los negocios a la altura de Thomas Alva Édison, con quien comparte muchas virtudes y defectos; de hecho, parece que Édison era tan aficionado a las guerras de patentes como Jobs.

Bueno Jobs, me despido de ti. Yo también te echaré de menos; tus productos no me gustaban, pero trolear a tus fanboys era divertidísimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services