Que pena, ningún agujero negro destruirá la Tierra…

El LHC ha completado un experimento de búsqueda de microagujeros negros sin éxito, lo que significa que podemos eliminar una de las posibles causas del fin del mundo.

Una de las predicciones de la teoría de cuerdas es que, a escala microscopica, el espacio tiene 11 dimensiones. La consecuencia mas importante de esta predicción es que en el mundo microscópico el comportamiento de la fuerza de la gravedad cambia, lo que tiene como efecto práctico que la energía necesaria para fabricar un agujero negro haciendo colisionar protones es muy inferior a la predicha por el modelo estándar. Así, si según el modelo estándar la energía mínima necesaria es de 2×1016TeV, algunos modelos de la teoría de cuerdas predicen que se podría fabricar un agujero negro con una energía de “solo” 1TeV. Lo interesante es que el LHC, en estos momentos, está funcionando a una energía de 7TeV.

LHC

Esto significa que, si estos modelos son correctos, el LHC debería ser capaz de fabricar microagujeros negros. Esta predicción nos ha proporcionado horas de diversión gracias a los agoreros que anunciaban el fin del mundo, pero también nos proporciona un mecanismo para validar la teoría de cuerdas: Si el LHC es capaz de fabricar microagujeros negros, es que la teoría es válida.

Y ese es exactamente el experimento que han hecho; los investigadores han hecho colisionar frontalmente dos protones a 3,5TeV cada uno, lo que da una potencia de colisión de 7TeV, con resultado negativo; no se han encontrado señales de formación de agujeros negros.

Antes de que alguien se asuste, aclaro que los agujeros negros microscopicos son totalmente inofensivos. Hoy día sabemos que los agujeros negro emiten energía: La radiación de Hawkings, lo que hace que los agujeros negros vayan perdiendo masa con el paso del tiempo. Otra cosa que sabemos es que la intensidad de esta radiación es mayor cuanto mas pequeño es el agujero negro, lo que hace que los agujeros negros ligeros se degraden a mas velocidad que los grandes.

El resultado final es que existe un límite inferior de masa por debajo del cual son inestables; un agujero negro cuya masa esté por debajo de ese límite, explotará nada mas formarse, y eso es exactamente lo que ocurre con los hipotéticos agujeros negros que deberían formarse en el LHC; dicho con otras palabras, que no hay nada que temer; un microagujero negro no dura lo suficiente como para hacer daño alguno.

El hecho de que los microagujeros negros exploten nos da la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Como podemos detectar estos objetos? Con los conocimientos actuales, es posible predecir los efectos de la explosión de un microagujero, o mas concretamente, determinar que partículas se producirán durante dicha explosión y que trayectorias seguirán. Los investigadores han buscado esas partículas, pero sin éxito.


Explosión de un agujero negro

Las líneas verdes son los chorros de partículas que habría producido un microagujero negro, en el caso de haberse formado

El dibujo superior muestra el modelo de explosión de un microagujero negro. El microagujero, situado en el centro, se desintegraría produciendo unos chorros de partículas, las líneas de color verde.

Hay que aclarar también que este experimento no invalida la teoría de cuerdas; simplemente, demuestra que a energías de 3,5TeV no se forman microagujeros negros, pero no descarta que puedan formarse a energías mayores. Serán necesarios mas experimentos para tener una respuesta definitiva.

FUENTE: CERN.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!
Widget By Best Accounting Services