No es un tiburón, es un submarino

Fabien Cousteau, el nieto de Jacques Cousteau, creo un submarino que tiene la forma de un tiburón. Este invento le permite infiltrarse entre los tiburones y estudiarlos de cerca.

Este submarino, llamado Troy, mide unos 4 metros de largo e imita a la perfección el aspecto y los movimientos de un tiburón blanco, lo que le permite nadar entre ellos sin perturbarlos.

Para entrar en el submarino hay que desmontarle la cabeza. Esto deja a la vista el habitáculo interior donde viaja Fabien.

Fabien utilizó a Troy para estudiar los tiburones en su hábitat natural; el resultado de su trabajo es el documental "Mind of a demon" producido por la CBS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services