Las tribulaciones del James Webb

El James Webb es el telescopio espacial que debe sustituir al Hubble. Este nuevo telescopio promete cambiar nuestra visión del Universo… Si la NASA consigue ponerlo en funcionamiento…

El telescopio espacial Webb tendrá un espejo principal de seis metros de diámetro, lo que le permitirá observar el espacio con un detalle nunca antes conseguido. El Webb no solo podrá observar y estudiar planetas extrasolares, también podrá escudriñar los confines del Universo para estudiar la formación de las primeras estrellas y galaxias; huela decir tiene que este nuevo telescopio genera un entusiasmo como pocas veces se ha visto.


El James Webb en el espacio, impresión artística

Sin embargo, los continuos retrasos y sobrecostes de este proyecto están minando la moral de sus defensores mas devotos; así, el pasado junio la senadora Barbara Mikulski ordenó al administrador de la NASA, Charlie Bolden, crear un comité de expertos independientes cuya misión será certificar que se cumplirá el último plan: El telescopio será lanzado al espacio el 2014 y el coste total del proyecto no pasará de los 5.000 millones de dólares.

¿Podrá la NASA cumplir su promesa? Lo cierto es que el James Webb acumula un retraso de 3 años y un sobrecoste de unos 1.500 millones de dólares; la causa, además de la pésima planificación financiera, son los problemas técnicos, algo que no debe sorprendernos en un proyecto tan complejo.

Además, para empeorar las cosas, el proyecto está produciendo daños colaterales. Los sobrecostes del Webb los están pagando otros proyectos espaciales, que están sufriendo retrasos.

Pero, a pesar de todo, la esperanza se mantiene; según Michael Turner, profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de Chicago… "La espera es larga y el precio es muy alto, pero cuando se haya lanzado nos olvidaremos de todo esto y alucinaremos con los descubrimientos".

FUENTE: PhysOrg.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services