Las tribulaciones de la industria aeronáutica

Yuri ha publicado en su pizarra un magnífico artículo sobre los problemas de la aviación civil supersónica, artículo que tiene bastante enjundia y que por tanto se merece una respuesta en condiciones.

Al leer el artículo de Yuri no he podido evitar acordarme de la carrera de los Gigahercios.

Durante los años 90, la característica que definía la potencia de un procesador eran los megahertzios de velocidad; así, cada vez que Intel sacaba una nueva CPU, el argumento de venta era la cantidad de megahercios que le rebosaban por todos lados. Esta carrera terminó con el Pentium 4, los ingenieros que diseñaron esta CPU recibieron el encargo de crear un procesador que pudiera funcionar a mas de 3Ghz y lo lograron, pero a costa de crear un engendro con una arquitectura extraordinariamente compleja y un consumo eléctrico fuera de toda lógica; se daba la circunstancia de que a igual velocidad de reloj un Pentium 4 era mas lento que un Pentium 3. De hecho, el Pentium 4 resultó ser tan malo que la nueva generación de procesadores de la compañía, los Core, estaban basados en el Pentium 3.

Pero el que la carrera de los gigahercios llegara a un callejón sin salida no ha supuesto el fin de la informática personal; ahora se sigue innovando, pero en otros campos, como el consumo de energía y el procesamiento en paralelo, aunque donde verdaderamente se ha trasladado la carrera del desarrollo es al mercado de los dispositivos móviles, los PC han quedado en un segundo plano.

Con la aviación parece que ha pasado lo mismo; durante todo el S.XX velocidad fue sinónimo de modernidad; cada nueva generación de aviones debía ser mas rápida que la anterior, pero con los aviones supersónicos esa carrera parece haber llegado a un callejón sin salida. Sobre el papel los aviones supersónicos e hipersónicos pueden parecen una gran idea pero, ¿Realmente es así? Lo mismo que la industria informática tuvo que cambiar su enfoque, tuvo que pasar de los PC a los dispositivos móviles, para seguir avanzando, ¿No debería la industria aeronáutica cambiar también su enfoque?

Por poner un ejemplo, el que queramos aviones rápidos, ¿Es porque queremos llegar antes al destino, o porque queremos que la tortura que es viajar en avión dure lo menos posible? Si hicierais un vuelo transatlántico en un avión como el de la foto, ¿Os importaría que el vuelo durara siete horas?

Cabina de pasajeros del Dornier Do-X

Cabina de pasajeros del Dornier Do-X, el avión de pasajeros mas grande de su época

Si, ya se que del Airbus A-380 se han hecho versiones hasta con habitaciones, pero «comodidad» va mucho mas allá; ¿Que tal diseñar aviones silenciosos y de despegue vertical o en pistas muy cortas? Así los aeropuertos podrían estar dentro de las ciudades, como las estaciones de tren, con lo que se ahorrarían desplazamientos e incomodidades. De hecho, hacer el trayecto Barcelona/Madrid en AVE (el tren de alta velocidad español) cuesta el doble que hacerlo en avión; sin embargo a estos trenes no les faltan pasajeros, el motivo es que en el AVE es mucho mas cómodo; aparte de que llegar a la estación es un momento, en el AVE puedes usar el teléfono móvil y el ordenador, tienes vagón restaurante y, lo mejor de todo, no tienes que sufrir la tortura del embarque, facturación y controles de seguridad.

Scanner para desnudar a la gente

Scanner que "desnuda" a las personas, lo último en ¿Seguridad? aérea

Una de las cosas que comenta Yuri en su entrada, y que está equivocada, es que el efecto de los atentados del 11-S ya ha pasado. Puede que los efectos directos (miedo a volar, caída de cotizaciones, …) hayan pasado, pero la psicosis terrorista no ha pasado; desde el 11-S, los controles de seguridad se han vuelto cada vez mas molestos, y ahora con los scanners que desnudan a los pasajeros están cruzando la frontera de lo humillante. En estas condiciones, no me extraña que la gente prefiera el tren al avión.

AVE RENFE

AVE, siglas de Alta Velocidad Española

En lo que si que le doy la razón a Yuri es que en Occidente se está dando marcha atrás en la investigación y progreso científico, y eso pone nuestro futuro en peligro. Estoy totalmente de acuerdo en que hacen falta grandes proyectos, al estilo del Proyecto Apolo, que le den un empujón a nuestra ciencia e industria; en lo que no estoy de acuerdo es que un avión de pasajeros supersónico sea el tipo de proyecto que necesitamos.


Tren de alta velocidad chino

Tren de alta velocidad chino



El desarrollo tecnológico del S.XX ha seguido unas directrices, como el darle una gran importancia al transporte aéreo de alta velocidad, que es muy posible que ya no sean válidas. Si queremos seguir progresando, el S.XXI debe olvidarse de las ideas que dominaron el S.XX y buscar su propio camino. Por poner un ejemplo, ¿Cual es el gran proyecto de transporte que tiene China, la potencia emergente por excelencia, entre manos? ¿Un superavión que rivalice con el A-380? No, se trata de una gigantesca red de trenes de alta velocidad que cubra toda Eurasia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services