La verdad sobre el “Red ring of dead”

¿Os acordais del famoso problema de sobrecalentamiento de la Xbox 36? Microsoft se vio obligada a cambiar varios miles de consolas por culpa de este problema, aunque nunca dio detalles precisos sobre sus causas. Según EETimes, el problema se originó porque Microsoft quiso ahorrarse unos dólares.

En el Design Automation Conference, que se celebra estos días en California, Bryan Lewis, vicepresidente y analista jefe en Gartner, declaró que el origen del problema es el chip de vídeo de la consola.


El "Red Ring of dead"

Según Lewis, Microsoft decidió diseñar el chip de vídeo ella misma, para ahorrarse así el coste de contratar a una empresa de diseño de ASICs (componentes electrónicos creados a medida para un cliente), que habría ascendido a varias decenas de millones de dólares. Posteriormente, encargaron a la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company la fabricación de los componentes.

Pero el chip creado por Microsoft no funcionó correctamente, obligando a la compañía a contratar los servicios de una empresa especializada para corregir el diseño y, de paso, se vio obligada a cambiar varios miles de consolas. ¿El resultado? un gasto estimado de 1.000 millones de dólares.

Una historia que nos recuerda que, muchas veces, lo barato sale caro.

De todas formas, esta historia tiene una segunda lectura. La conferencia de Lewis versaba sobre el futuro de las empresas de diseño de ASICs. Las grandes compañías están optando, bien por crear su propio departamento de diseño de microchips, bien por utilizar ASSPs (chips genéricos cuya función puede programarse); como resultado, se ha puesto en duda el futuro de las empresas creadoras de ASICs, que se piensa que irán desapareciendo. Según Lewis, el caso de la Xbox demuestra que un departamento de nueva creación nunca podrá hacer un trabajo con el mismo nivel de calidad que una empresa especializada y con experiencia.

Por supuesto, uno puede alegar que una vez que este departamento haya cogido rodaje, estos problemas ya no se repetirán, a lo que Lewis contestó con otra pregunta: "¿Cuantos microchips necesita diseñar Microsoft cada año?"; pregunta que puede traducirse como… "¿Realmente a Microsoft le sale a cuenta tener un departamento de microelectrónica?"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services