La NASA crea un mapamundi de los bosques

La NASA ha elaborado un mapamundi con la altura de los bosques utilizando la información recogida por los satélites ICESat, Terra y Aqua. No es el primer estudio de este tipo que se hace, pero si que es el mas extenso y detallado.

Para elaborar este mapa se ha combinado el instrumento LIDAR, situado en el satélite ICESat, con MODIS situado en los satélites Terra y Aqua. LIDAR es un sistema de medición de distancias consiste en un láser que dispara pulsos muy cortos; a partir de ahí, el sistema mide el tiempo que tarda el pulso en reflejarse y volver, y con esta información calcula la distancia entre el láser y el objeto contra el que se han disparado los pulsos. MODIS, por su parte, es un espectrógrafo que permite hacer análisis muy detallados de la composición del suelo.

A partir de los datos recogidos por los satélites, los científicos han dibujado el perfil de los bosques determinando con gran exactitud el perfil de los bosques.


Pulsar sobre la imagen para verla a tamaño grande

El resultado de este trabajo es un mapa que, como se ve en el dibujo superior; las zonas blancas indican las zonas de vegetación de poca altura y las de verde mas intenso las zonas con árboles mas altos. Los bosques con árboles mas altos están en la costa del Pacífico de Estados Unidos y en el sudeste asiático, mientras que la Antártida (en gris) es la única zona donde no se ha medido vegetación; llama la atención que los grandes desiertos, como el Sahara o Gobi, no se cuenten como zonas sin vegetación.

¿Que aplicaciones tiene este mapa? La mas importante, determinar el destino del CO2 que lanzamos a la atmósfera. Cada año, la humanidad genera unos 7.000 millones de toneladas de CO2, de los que unos 3.000 millones de toneladas se quedan en la atmósfera y otros 2.000 millones son absorbidos por los océanos; quedan unos 2.000 millones de toneladas, que se da por supuesto que son absorbidos por los bosques, que los convierten en biomasa mediante fotosíntesis, pero no se conocen los detalles del proceso.

Elaborar un mapamundi de la distribución de la biomasa servirá para medir la capacidad de absorción de CO2 de nuestros bosques, mejorar los modelos climáticos y facilitará el diseño de políticas medioambientales.

FUENTE: NASA.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services