Intrusismo profesional, blogs y periodismo

A cuenta de esta entrada del blog de mimetist, donde se hace eco de esta otra entrada en el blog de Pepe Cervera, habla de las quejas de la prensa contra los blogs y el periodismo ciudadano por intrusismo (mas bién, porque la gente prefiere leer blogs a comprar el diario), se me ha ocurrido escribir unas líneas acerca de este curioso tema.

Supongamos que tu coche está estropeado y quieres llevarlo a arreglar; ¿A quién acudiras, a un mecánico profesional, o a un advenedizo que todo lo que sabe de mecánica es lo que ha leido en algunos libros?

Y si necesitas hacerte una operación quirurgica, ¿Iras al hospital, a que te trate un cirujano, o preferiras un chapuzas que ni siquiera ha pisado la facultad de medicina?

Creo que está claro que responderemos a ambas preguntas. Todos tenemos claro que, si quieres que un trabajo se haga bién, hay que encargárselo a alguien que sepa. Por supuesto, existe la posibilidad de que alguien no comparta esta opinión y, para ahorrarse unos euros, decida ponerse en manos de un chapuzas; ¿Que pasa entonces?

Los que nos dedicamos a la informática lo sabemos muy bién; en la que probablemente es la ocupación con mas intrusismo profesional, estamos acostumbrados a ver programando o administrando sistemas a gente que, no es ya que no tengan el título de informática, sino que ni siquiera tienen la preparación mínima necesaria. Por supuesto, esto tiene sus consecuencias; así, estamos acostumbrados a ver servidores de empresa que son nidos de virus, webs que mas que hacerlas las han perpetrado, y así mil desastres que demuestran que el encargar un trabajo a alguien que no está preparado para hacerlo siempre acaba saliendo caro.

Esto quiere decir que si ponemos frente a frente a un profesional y a un advenedizo, está claro que el profesional se comerá al advenedizo; y aquí es donde toca hablar de los periodistas. Si aplicamos todo lo dicho hasta ahora, la conclusión a la que llegamos es que, para los medios profesionales, los blogs no deberían ser mas que una divertida anecdota; sobre el papel, la idea de que un chaval, que ni siquiera es periodista, que se ha abierto un blog pueda competir con un periódico convencional, que tiene experiencia, medios y una plantilla de profesionales es de chiste; es como si cualquiera de nosotros se cogiera su coche y se fuera a correr en Formula I.

Pero lo asombroso es que está pasando; hay muchos blogs personales que superan en audiencia a diarios; es mas, al gran público le inspiran mas confianza los blogs que los diarios; es decir, los aficionados están ganándole la partida a los profesionales. Esto solo significa una cosa: A la profesión periodística la llegada de Internet le ha pillado totalmente fuera de juego. La aparición del nuevo medio está generando muchos cambios, y el periodismo convencional no ha sabido digerirlos.

¿Que hacer? Sacar una ley que prohiba publicar a los no periodistas no solucionará nada; bueno, si que solucionara… Concretamente, a los periodistas mas mayores que les quedan pocos años para jubilarse les servirá para poder seguir ganándose el sueldo sin necesidad de aprender a manejar el nuevo medio. El problema será para los mas jóvenes, ya que una vez que la presión social acabe con esa ley (Todas las leyes absurdas generan una fuerte oposición social, oposición que puede contenerse durante algún tiempo pero que al final acaba siendo inparable) el nuevo medio entra como un tsunami del cual ellos serán las víctimas. Dicho con otras palabras, una ley así sería pan para hoy y hambre para mañana. Lo único que puede hacer la profesión es adaptarse; aprender a utilizar el nuevo medio.
Y, para terminar, unas palabras sobre el intrusismo en informática. El problema de la informática es la falta de respeto que se le tiene a la profesión; la mayoría de los empresarios considera informático a cualquiera que sepa instalar Windows y conectar una impresora; mientras esta mentalidad no cambie, poca cosa se podrá hacer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services