Importante avance en baterías eléctricas

Investigadores de la USC (University of Southern California) afirman haber creado una batería de litio y silicio funcional, esto es, que podrá lanzarse al mercado.Desde hace años el silicio es poco menos que el santo grial de las baterías. En las baterías de litio convencionales el ánodo (el polo negativo) está hecho de grafito, un material muy blando que se degrada con facilidad, lo que limita su capacidad y hace que su vida útil sea corta; si lo sustituimos por un ánodo de silicio, un material muy resistente, no solo conseguiríamos baterías que durarían toda la vida, también conseguiremos aumentar su capacidad y reducir su coste.

El problema es que durante el ciclo de carga los ánodos de silicio se dilatan, lo que hace que se rompan. Los investigadores llevan años buscando una solución a este problema y los investigadores de la USC afirman haberla encontrado. Su invento es un gel de nanopartículas de silicio poroso que pueden dilatarse y contraerse sin problemas; comparando con un ejemplo de la vida diaria, equivaldría a las separaciones que se dejan entre los raíles del ferrocarril para que puedan dilatarse.

A la izquierda, un tubo de ensayo con una carga de nanopartículas. A la derecha, las nanopartículas vistas al microscopio

Sin embargo, El trabajo está aun lejos de poder considerarse terminado. Los primeros prototipos han conseguido almacenar tres veces la energía que almacena una batería de litio normal, pero la batería tiene una vida de solo 200 recargas. En otro prototipo que utilizaba nanocables de silicio en lugar de nanopartículas su vida fue de unas 2.000 recargas; el problema es que los nanocables son muy complejos de producir en masa, así que los investigadores están trabajando para alargar la vida de las nanopartículas. Los investigadores ya han solicitado la patente y confían que el producto esté en el mercado en unos dos o tres años.

Conseguir una batería barata y de alta capacidad es la clave para que los vehículos eléctricos sean competitivos. Los modelos que hay hoy día en el mercado son muy caros precisamente a causa del elevado precio de sus baterías; el caso mas evidente es el Renault Twizy, un coche eléctrico que cuesta apenas unos 5.000 euros, pero que tiene un coste adicional de 50 euros al mes por el alquiler de la batería. Renault optó por esta fórmula tan extraña al convencerse de que era la única manera para poder ofrecer el coche a un precio asequible.

Si los investigadores de USC cumplen sus promesas y consiguen sacar su batería al mercado, podremos asistir, por fin, al inicio de la era de los coches eléctricos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services