En busca de planetas habitables

Hoy día no disponemos de telescopios capaces de observar la superficie de los planetas extrasolares, pero el uso de simulaciones informáticas permite determinar que planetas podrían ser aptos para la vida.

Para incluir un planeta en la exclusiva lista de candidatos a planeta habitable se le exigen dos condiciones: Ser rocoso y que su órbita se sitúe en la zona de habitabilidad; a partir de estos datos se elabora una simulación del clima que nos dirá si el planeta puede ser habitable.

A día de hoy, la única estrella con candidatos a planeta habitable es Gliese 581. Esta estrella es muy pequeña, su masa es un tercio de la solar y está situada a unos 20 años luz de nosotros. Gliese tiene un sistema planetario formado por seis planetas, de los que tres, Gliese 581c, Gliese581g y Gliese 581d son candidatos a planeta habitable.

Gliese 581 y sus cinco planetas interiores. Imagen cortesía Wikipedia

Gliese 581c es un planeta rocoso con una masa unas 5 veces la de la Tierra, situado en el límite interior de la zona de habitabilidad (La zona donde la temperatura es la adecuada para que el agua se encuentra en estado líquido). Las simulaciones indican que la temperatura de su superficie podría oscilar entre los 0 y los 40 grados centígrados, con lo que debería ser posible la existencia de agua líquida.

Gliese 581g es el candidato mas firme a planeta habitable. Con una masa 3 veces la terrestre, se encuentra en medio de la zona habitable, con lo que los astrónomos son muy optimistas sobre sus posibilidades.

Gliese 581d es la última incorporación a la lista de planetas que podrían ser habitables. Este gigante rocoso, su masa es 7 vesces la terrestre, situado en el límite exterior de la zona de habitabilidad por lo que existían dudas, pero las simulaciones informáticas revelan que si su atmósfera es lo bastante densa, algo previsible en un planeta tan masivo, podría retener calor suficiente como para hacer el planeta habitable.

Gliese 581 vista desde la superficie de uno de sus planetas

 

Un problema que tienen los planetas que orbitan Gliese 581 es que siempre muestran la misma cara a su estrella, lo que significa que habrá un hemisferio iluminado de forma permanentemente y otro en oscuridad permanente. Hasta hace poco se pensaba que esta condición haría imposible la aparición de la vida, ya que el hemisferio iluminado estaría abrasado y el oscuro estaría congelado, pero las simulaciones indican que la atmósfera y los mares redistribuyen el calor haciendo que la temperatura del planeta se mantenga dentro de valores razonables.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services