El James Webb se salva

En los últimos meses el James Webb, el telescopio espacial que sustituirá al Hubble, ha estado en la cuerda floja e incluso se habló de cancelar el proyecto, pero finalmente el senado ha aprobado un presupuesto de 530 millones de dólares para que el telescopio sea lanzado el 2018.

El James Webb es un telescopio espacial con un espejo principal de seis metros y medio de diámetro, frente a los algo mas de dos metros del Hubble. El Webb no solo será capaz de observar planetas extrasolares, también podrá observar las galaxias mas lejanas y las primeras estrellas que se encendieron en el Universo.

El James Webb en el espacio, visión artística

Sin embargo, el proyecto lleva tiempo en la cuerda floja;  los problemas técnicos y los errores de planificación han encarecido el proyecto, que su coste ha pasado de 4.500 millones de dólares a mas de 6.000 millones; los plazos también se han disparado, y si en origen su lanzamiento estaba previsto para el 2013, ahora ya se habla del 2018.

El espejo del Hubble comparado con el espejo del James Webb

Sin embargo, los retrasos y sobrecostes no han desmoralizado a los defensores del proyecto, que siguen viendo en este telescopio una herramienta vital que revolucionará la astronomía. Así, cuando hace unos meses el congreso consideró cancelar el proyecto, un gran número de asociaciones, incluyendo la Asociación Astronómica Americana, protestaron.

Pero los sobrecostes también han producido múltiples daños laterales; la necesidad de desviar fondos para financiar el Webb ha retrasado e incluso cancelado otros proyectos, lo cual también ha generado un importante rechazo hacía este telescopio; de hecho, en octubre del 2010 la revista Nature publicó un artículo sobre el James Webb titulado… «El telescopio que se comió la astronomía«.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services