Corea del sur elabora un código ético para robots

El rápido desarrollo de la robótica nos permite imaginar un futuro muy próximo en el que convivirán humanos y robots. Adelantandose a los acontecimientos, Corea del Sur editará antes del final de este año la primera carta de ética robótica.

El encargado de redactar esta carta es Kim Dae-Won, profesor en la Myongji University, que se encuentra al frente de un equipo de doce expertos, que reúne a científicos, doctores, psicólogos y expertos en robótica. Según Kim, «La ética de los robots es parte de la ética humana; el objetivo de este proyecto es buscar fórmulas para que humanos y robots puedan coexistir, no retrasar el desarrollo de la robótica».

Corea del Sur se ha embarcado en un ambicioso programa que pretende poner un robot en cada casa para el año 2013, y se cree que podemos llegar a una sociedad en la que coexistan humanos y robots en 10 años, tal vez menos.

Los objetivos fundamentales son garantizar que los robots permanecerán bajo el control de los seres humanos, evitar el uso ilegal de las máquinas, proteger la información recopilada por los robots y garantizar que cada robot estará debidamente identificado.

Por supuesto, estas normas se aplicarán a los robots de uso civil; los robots militares tendrán su propio conjunto de normas.
Min Young-Gi, director de la Korea Advanced Intelligent Robot Association no se opone a estas normas, pero ha dejado claro que «La industria de los robots requiere reglas prácticas, no declaraciones de intenciones no vinculantes». Según Min, el mercado de los robots de servicio doméstico ya está aquí, citando un contrato de su asociación con una cadena de guarderías infantiles, que comprará 8000 robots en los próximos años, robots que serán capaces de jugar con los niños o hacer de maestros.

El gobierno surcoreano le ha dado todo su apoyo a los fabricantes de robots; así, desde el año 2004 este sector recibe una subvención anual de 108 millones de dólares. Los resultados demuestran que este dinero no está siendo malgastado; entre otros éxitos de la industria esta el EveR-2 Muse, un robot que representa a una mujer veinteañera que es capaz de mantener una conversación, cantar y expresar emociones.

Ahora la pregunta es que ocurrirá cuando los robots adquieran inteligencia y sean capaces de pensar por si mismos; ¿Se mantendrán fieles a las normas dictadas por los humanos, o querrán tener libertad para decidir sobre su futuro?

Fuente: Physorg

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services