Confirmado: Cuando nos perdemos andamos en círculo

Es uno de los argumentos clásico de la literatura y el cine: Cuando una persona se pierde, empieza a andar en círculos. Aunque esta creencia existe desde tiempos inmemoriales, hasta ahora nadie se había decidido a comprobarla empíricamente.

Un grupo de investigadores del Instituto Max Plank decidieron poner a prueba esta creencia, así que dejaron a varios voluntarios solos durante varias horas en varios lugares diferentes y, mediante GPS, siguieron el camino que hicieron.

En la imagen superior vemos las rutas seguidas por cuatro voluntarios que conoceremos por sus iniciales: RF, SM, PS y KS en el bosque de Bienwald, en Alemania. Los participantes iniciaron su paseo en los puntos rojos y las líneas azules y amarillas indican los caminos seguidos.

Como se puede ver, SM fue el único que anduvo en línea recta, porque fue el único de los participantes que disfruto de un día soleado; el resto tuvieron el día nublado. Esta fue la constante en el experimento: Los participantes solo eran capaces de orientarse si el Sol o la Luna eran perfectamente visibles; si no era así, terminaban caminando en círculos.

Tradicionalmente se creía que el motivo para andar en círculos es que una pierna es ligeramente mas fuerte o mas larga que la otra, lo que desequilibra nuestro paso; este experimento ha confirmado que esa creencia es falsa. En realidad, el problema es de percepción; nuestros sentidos son capaces de detectar si caminamos en línea recta, pero tienen un cierto margen de error, lo que hace que nuestra trayectoria al andar sea ligeramente errática y la acumulación de estos pequeños errores hace que terminemos andando en círculos.

FUENTE: Max Plank Society.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Widget By Best Accounting Services