Android en el espacio

El programa Small Spacecraft Technology de la NASA busca desarrollar microsatélites baratos construidos a partir de componentes de electrónica de consumo. Una de las tecnologías que se están evaluando son dispositivos basados en android.

Como parte de este programa, recientemente se lanzó al espacio el nanosatélite STRaND-1, un satélite de 4,8 kilogramos de peso que tiene como misión probar un Google Nexus One (Si, el teléfono móvil de HTC y Google) en el espacio. El objetivo de este experimento es comprobar si la electrónica de consumo moderna es apta para misiones espaciales.

Vídeo explicativo sobre el microsatélite STRaND-1

Un satélite es una máquina que ha de mantenerse en funcionamiento durante un periodo de tiempo de hasta 30 años sin sufrir ninguna avería, porque a día de hoy es imposible enviar un técnico al espacio a reparar una nave, con lo que cualquier avería, por simple que sea, dejará la nave fuera de servicio. Las agencias espaciales afrontan este problema utilizando componentes electrónicos de muy alta calidad, muy por encima de la calidad de los componentes que encontramos en las tiendas, para reducir al mínimo las probabilidades de una avería.

Evidentemente, el que los componentes tengan una calidad tan elevada hace que sean caros, pero en la práctica esto no supone ningún problema porque ya de por si una misión espacial es algo astronómicamente caro, del orden de centenares de millones de dólares, con lo que el coste de la electrónica de la nave sigue siendo insignificante.

SIn embargo, en los últimos años se ha desarrollado un nuevo tipo de vehículo espacial, los microsatélites. Se trata de naves muy ligeras, con un peso de entre uno y cinco kilogramos, que se sitúan en órbitas bajas y que sus misiones no suelen durar mas de unos pocos meses. La principal cualidad de estos satélites es su bajo precio, que se sitúa entre las decenas de miles y los cientos de miles de dólares, con lo que el coste de la electrónica ya representa un porcentaje importante de su coste. Además, el poco tiempo de vida de estos satélites hace que la calidad de los componentes ya no resulte tan crítica, lo que hace viable el uso de electrónica de consumo.

En estas condiciones, usar un teléfono móvil como ordenador de a bordo resulta una opción muy interesante, ya que los smartphones modernos incluyen GPS, acelerómetros y giroscopos, que casualmente son los componentes necesarios para montar un sistema de navegación.

En el caso del STRaND-1, el uso de un Nexus One se debe simplemente a que este proyecto se puso en marcha hace varios años, cuando este móvil era uno de los modelos mas avanzados del mercado.

Si este proyecto sale bien, en unos años veremos una nueva generación de microsatélites que costarán apenas unos miles de dólares, con lo que el espacio estará al alcance de empresas y organizaciones pequeñas.

FUENTES: BBC, NASA, Surrey Satellite Technology, ThePowerBase.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!
Widget By Best Accounting Services