Fukushima: Cuenta atrás hacía el desastre

El el momento de escribir estas líneas, la última noticia sobre la central nuclear de Fukushima es que una explosión ha reventado las paredes del edificio de contención. El reactor parece que sigue intacto, al menos de momento.

Ayer, 11 de marzo, Japón sufrió uno de los peores terremotos de su historia que, entre otros muchos desastres, provocó un incendio en la central nuclear de Fukushima que obligó a evacuar un radio de 3km alrededor de la central, unas 3.000 personas.

Aparentemente, el incendio había dañado los circuitos de refrigeración del reactor con lo que la temperatura y la presión del vapor estaba empezando a aumentar, aunque hubo una noticia que puso los pelos de punta: Según un experto, JAPÓN TENÍA 24 HORAS PARA DETENER EL SOBRECALENTAMIENTO; si no lo conseguían, el reactor se fundiría y se enfrentarían a un desastre como el de Chernobil. Eso significa que, en el momento de escribir estas líneas, quedan apenas unas horas para evitar el desastre.

¿Y que noticias nos llegan? Pues lo cierto es que no muy alentadoras. Al parecer, la presión en el núcleo ha llegado a 2 veces el límite máximo con unos niveles de radiación 1.000 veces superiores a lo normal. La situación es tan grave que el gobierno nipón ha autorizado a abrir las válvulas para dejar escapar vapor para poder reducir la presión, operación que parece se ha desarrollado con éxito. Pero esta parece ser la única buena noticia.

Explosión en la central de Fukushima

Las últimas noticias son que se ha producido una explosión que ha destruido el edificio del reactor, lo que ha obligado a ampliar la zona de evacuación hasta los 20km, y las autoridades han empezado a repartir yodo entre los residentes.

¿Que pasará si el reactor de Fukushima se funde?

Algo que no se cuenta es que con Chernobil tuvimos mucha suerte. El viento envió la nube radioactiva a las estepas desiertas del norte de Ukrania, con lo que la población afectada fue relativamente pequeña aunque el área afectada fue enorme. Para hacernos una idea, si Chernobil hubiera estado en Madrid, la nube radioactiva habría llegado hasta el País Vasco.

Esto significa que en Japón, un país pequeño y con una gran densidad de población, un desastre tipo Chernobil puede afectar a millones de personas. En este caso concreto, la magnitud del desastre la decidirá el viento.

Situación de la central de Fukushima

Como vemos en el mapa, si el viento sopla en dirección este, la nube radioactiva se desplazará hacia el mar con lo que los efectos serán limitados, pero si el viento sopla en dirección suroeste, entonces la contaminación cubrirá buena parte del territorio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!
Widget By Best Accounting Services